No se concibe la educación actual sin tecnología.

Actualidad:

Es el pensamiento de José Borja, nuestro CEO de B-1TECH, quien viene liderando la representación de plataformas de educación norteamericanas, presentes en Ecuador y Chile hace 4 años. “Y es que la tecnología como medio para la enseñanza no es una novedad. Hace más de 35 años, distintas empresas tecnológicas y profesionales de la educación vienen desarrollando programas digitales para facilitar la labor de los docentes en las aulas e ir innovando maneras de aprender que incentiven a los niños a ser más creativos, autónomos y con pensamiento crítico”, nos cuenta.

Hoy en día, existen varias plataformas, aplicaciones, dispositivos y códigos que facilitan la adquisición de conocimientos. Estas herramientas empoderan a los docentes, lo que significa que estas plataformas no los reemplazan a ellos, sino a los recursos tradicionales.

Por ejemplo, en Ecuador aproximadamente 50 colegios privados trabajan con la plataforma norteamericana Learning A-Z, que ofrece más de 50.000 recursos en textos y material imprimible, proyectable y para trabajar en línea. Posee 29 niveles de dificultad, lo que permite una educación diferenciada y personalizada y cada material incluye la planificación de trabajo para guiar la clase, los objetivos de aprendizaje de ese texto e incluso un quiz o control de lectura que debe realizar cada niño después de escuchar y leer un libro. Los resultados van registrándose automáticamente para que el profesor pueda acceder al nivel de aprendizaje del estudiante o de la clase en general.

B-1tech es la empresa representante de Learning A-Z en Ecuador, Chile y otros países de Latinoamérica (www.b-1tech.com). Ellos realizan la implementación de la plataforma, la capacitación de los profesores, pero sin duda, lo más importante, es la asesoría académica durante todo el año para que se aprovechen todos los recursos.

Para José Borja, CEO de B-1Tech, la aceptación de la tecnología en los colegios es generalizada: “Llegamos a satisfacer una necesidad actual y latente, porque ya no se concibe la educación sin tecnología. Por ejemplo, tenemos el programa de anatomía Visible Body, que muestra el cuerpo humano en forma nítida, con modelos 3D interactivos, que pueden rotar, ampliar y diseccionar. Aprendemos fisiología, micro y macro anatomía y las patologías de cada órgano como nunca se ha visto antes.  Debemos darles herramientas a nuestros niños para que puedan optar por las carreras del futuro,  desde creadores de software, hasta diseñadores de órganos, guías turísticos del espacio, conductores de nanorobots o controladores aéreos de drones”.

Los beneficios del uso de las nuevas tecnologías son muchos. Según un estudio de la empresa Samsung en 2016, el 84% de los profesores encuestados perciben un aumento de la creatividad y capacidad de razonamiento de los alumnos. Por otro lado,  un 74% opina que la familiarización supervisada del trabajo interactivo, ayuda a los niños a aprender el uso responsable de las tecnologías para desenvolverse con facilidad en un mundo cada vez más digital.

Finalmente, otras ventajas interesantes son que gracias a la cantidad de empresas y plataformas existentes hoy en día, se puede alcanzar a escuelas de bajos recursos y disminuir la brecha educacional, aumentar las posibilidades de estudiar a distancia, en cualquier contexto y por lo general, los recursos son adaptables a todos los niños, incluso aquellos con necesidades especiales.