Mecanografía en las aulas de hoy

“Mecanografía”, esta palabra nos remonta un par de décadas atrás, cuando se usaban esas máquinas de escribir pesadas y sonoras en todas las oficinas del mundo. Habían variadas: pequeñas, grandes, automáticas, mecánicas, antiguas, modernas que se podían borrar fácilmente y otras que un error era garrafal y tenías que sacar la hoja de un tirón, arrugarla y desechar horas de trabajo, inspiración y dedicación.

Aunque en estos días esas máquinas que hacían clic clac hay poquísimas, los teclados en computadores, tablets, celulares y cualquier dispositivo siguen presentes y algunos colegios han vuelto a incluir en sus currículums talleres para aprender mecanografía sin mirar las teclas. ¿La razón? Hoy más que antes usamos el computador en casi todas las etapas de nuestra vida y para cualquier uso, profesión, actividad e incluso ocio. La mecanografía es una herramienta necesaria para el presente y sin duda, para el futuro inmediato.

¿Cómo aprendemos mecanografía hoy?

Recuerdo cuando llevábamos esa máquina pequeña al colegio y en la clase la instrucción era postura de manos y dedos específica para alcanzar las teclas, espalda recta frente al teclado y repetir el pulso en cierto orden, ojalá sin mover las muñecas.

Pero claramente, como todas las cosas, la metodología para aprender cualquier cosa está cambiado gracias a la tecnología. Es así, que podemos encontrar programas, aplicaciones y plataformas para practicar con el ejercicio de forma fácil y práctica.

Acá nombramos algunas de ellas:

KEYBR  es una plataforma de aprendizaje a través del juego. Incluso los practicantes pueden competir en velocidad, eso sí, está en inglés lo que facilita la redacción en ese idioma más que en español.

TYPINGSTUDY ofrece una gran cantidad de lecciones gratuitas. Es muy amigable y la dificultad va incrementándose a medida de que vamos tomando el ritmo.

RATATYPE es ideal para profesores, incluso puede registrar los avances de los estudiantes.

Hemos visto algunas opciones; sin embargo, la experiencia y la práctica siempre van a ser la mejor forma. El desplazamiento de los dedos, la velocidad y la eficacia se irá incrementando día a día. La mecanografía, es sin duda, una buena herramienta y se entiende que en los colegios vuelvan a estas prácticas.

 

 

Responsable de este artículo:

Josefina Torres, Periodista UFT Chile